La capacidad de esta sala cubre las necesidades de estudio para todos los alojados, con amplias mesas y cómodos asientos.
En ella el silencio es fundamental y está obligado dejar los móviles apagados y desconectados.

En esta biblioteca existen ordenadores de acceso libre para los residentes y el acceso a internet de forma gratuita.

Las impresiones se hacen a través de la fotocopiadora de la Conserjería.